Presentación

La idea de este libro se ha ido gestando desde hace unos años. Ha pasado un tiempo desde que comenzamos a ponerlo en marcha un tiempo en que ha sido necesario superar duros momentos en los que gracias a la firme convicción de saber que hacíamos lo correcto nos fue inyectando dosis extra de la energía y el optimismo necesario para poder llevarlo a término.
Elegimos como vehículo el libro porque la cultura fue una de las más importantes reivindicaciones de la época en que vivieron los hombres y mujeres cuya memoria aquí pretendemos recuperar y homenajear. La lectura es una excelente herramienta a la hora de transmitir al lector un amplio abanico de vivencias, acontecimientos, ideas y sentimientos etc.
Hemos tenido la gran suerte de compartir con muchas personas que se han identificado con nuestro proyecto y que hemos contado con una gran ayuda y solidaridad desinteresada por su parte, lo que muestra una extraordinaria calidad humana. Para nosotros ha sido esta una experiencia extraordinaria y muy emotiva. Los beneficios obtenidos con la venta de ejemplares irán destinados a un fondo de libros y DVD que serán donados a la biblioteca municipal de Uncastillo.
Nos gustaría que a través de este testimonio estas generaciones de jóvenes y otras venideras tengan una idea de la España de la época más ajustada a la realidad.
La pretensión del libro y del proyecto en general es recuperar parte de una memoria que por distintas circunstancias ha permanecido durante mucho tiempo en letargo. Un silencio que dado el tiempo transcurrido desde los hechos luctuosos que dan arranque a esa memoria y los contundentes cambios políticos y sociales acaecidos, ha debido interesar a todos, no derivando por tanto únicamente, como se pretende con demasiada frecuencia, de imperativos políticos dimanados del ejercicio del poder.

lunes, 30 de noviembre de 2009

COMENTARIOS

Ha sido una agradable sorpresa leer Areles, me imagino que por muchas razones, por su estructura narrativa, pues de alguna forma rompe con los libros habituales sobre el tema de la guerra civil, por el espacio que deja a la reflexión, es más te invita a ello.
El capítulo que más me ha gustado; “sobre la revolución y los revolucionarios”. Esta especie de homenaje que los autores muy acertadamente hacen de esas personas que defendieron su dignidad e integridad en una época, donde habría que analizar el tiempo en el que les tocó vivir, y una de las cosas que más me ha sorprendido es su rechazo a los comics y la música rock y después de pensar y reflexionar he llegado a la conclusión de que los comics y el rock son dos difusores culturales que infantilizan cantidad por su pobre contenido en los comics se valora más por su técnica, mientras que el rock sus letras cada vez resultan más comerciales y más cortas.
Carlos 25 años


En estos tiempos donde la desmitificación del arte en general es un hecho, hoy cualquiera escribe un libro y prácticamente no es necesario pasar muchos filtros para que lo publiquen pues las editoriales están deseando libros y títulos nuevos. Pero siempre cae en tus manos algún ejemplar distinto interesante que respira esfuerzo, honestidad sin artificios ni postizos…
Me ha gustado varios capítulos del libro “areles”. En particular uno que es el más corto del libro se llama “la caza”, que es un ejemplo de síntesis pues no me podía imaginar que en tan pocas palabras se pudieran expresar tantas cosas como que la humillación del derrotado es el honor del vencedor.
Cristina 40 años


Yo estuve en la presentación y fue emotiva y muy familiar, dudo que vuelva a sentir tanta empatía como aquel sábado 31 de octubre en la sala noble del ayuntamiento de Uncastillo, me imagino que sería el lugar donde los represaliados del pueblo reivindicaban sus derechos en las asambleas durante la República. En esa amplia sala hubo un homenaje espontáneo y lleno de calor y vida y aún sin conocer a ninguno de los protagonistas del libro comprendí que el haber acompañado a Teresa y Jesús mereció la pena.
José 33 años


La primera década del siglo XXI nos ha sorprendido a esta generación de causas perdidas colocándonos frente a nosotros mismos, en teoría, ante un nuevo mundo, en el cual el idealismo de los sesenta y setenta ha sido asesinado por un poder económico que ha creado el más siniestro artefacto alienante de la historia reciente desde el fascismo, la globalización y el individualismo material y más recalcitrante…
Areles y su proyecto ha recuperado el idealismo y un romanticismo que yo creía perdido.
Jacinto 65 años

5 comentarios:

Angeles dijo...

En estos tiempos donde la docilidad cultural impera, donde la falta de exigencia actual es un hecho incontestable pues es el público el que dicta el gusto cultural y a medida que el público va siendo más extenso, el gusto es por así decirlo obligatoriamente más mediocre. Areles no es ninguna obra maestra, pero nadie negará que una vez leído a nadie le deja indiferente, tiene algo especial que tardas tiempo a olvidarte de él.
A lo mejor es que la felicidad subyace en la búsqueda y no sólo en los logros conseguidos. Mis felicidades a los escritores Jesús y Teresa.

Anónimo dijo...

Con la determinación de quien lo ha pensado profundamente Jesús y Teresa expresan en las páginas de Areles su decidida voluntad de recuperar la memoria de aquellos cuya existencia y muerte fue silenciada en aras del honor de los vencedores del trágico enfrentamiento civil de 1936. Han querido luchar contra el olvido, y también contra el deshonor, que han silenciado los nombres de los fallecidos "perdedores".

Uncastillo, comarca de las Cinco Villas, Zaragoza, España.

Entre los capítulos que se suceden en Areles se respira la nostalgia de lo que pudo ser la 2ª República y la apuesta por los valores pisoteados durante la Guerra Civil y que hoy disfrutamos tras alcanzarlos poco a poco durante la transición de la dictadura a la democracia. Con una gran ternura Teresa y Jesús han recibido los testimonios que ya conocían o intuían y los han vertido en las páginas de Areles, a veces con la resignación de lo ya olvidado y otras con la rabia y amargura que provoca la injusticia.

En este trabajo, prolijo por la cantidad de datos que enmarcan el trágico conflicto civil en la comarca de las Cinco Villas, entre relatos de juventud, vivencias, reflexiones existencialistas y testimonios, discurre el relato expresando la necesidad de recuperar la memoria de aquellas víctimas. Ójala esta recuperación sirva para superar las heridas entonces abiertas.

Estamos, ahora lejos del paisaje de aquel conflicto, ante un libro de relato y reflexión sobre los horrores pasados que sirve para advertir los peligros a que nuestra globalizada sociedad se enfrenta hoy.

J.G. Pombo
9-12-2009

Teresa, 50 años dijo...

Cuando se toman decisiones o posiciones contra lo que dice la ciencia hay muchas posibilidades de que sean decisiones equivocadas. Cuando se parte de un mal análisis de la realidad son equivocadas sin duda. Cuando se alegan sentimientos, como tantas veces se argumenta desde posiciones de víctimas, en contra de la razón, se acaba provocando con mucha frecuencia sufrimiento en lugar de la llamada paz interior que debe ser el objetivo de todo proyecto reivindicativo. En el ser humano el cerebro se debe imponer al corazón, de lo contrario corremos el peligro de dirigir nuestra conducta fuera de la realidad.
Pero Areles rompe con la razón, es un libro lleno de sentimientos y un reflejo de comportamientos humanos tanto negativos como positivos. Entre estos últimos nos habla de solaridad, de lucha por una vida más justa…

Agustín, 59 años dijo...

El libro es, entre otras muchas cosas: Una apuesta valiente, una necesidad histórica, una necesidad personal. En todos estos aspectos cumple con encomiable buena nota.



Aquellos hechos, y hay que resaltar lo de “hechos”, era necesario arrancarlos del silencio y contarlos, aunque sólo fuera porque los que murieron merecían que el lenguaje escrito e inmortal dejara constancia de unos inocentes asesinados por unas ideas y, en muchos casos, ni eso, simplemente por quitar de en medio un estorbo para sus asesinos.



Aunque en todas las guerras fraticidas ocurran casos como estos en ambos bandos, destacando la guerra civil española, si todas las víctimas aquí reseñadas lo fueron por verdugos del mismo color, es porque en el ámbito geográfico en el que ocurren los hechos detallados así fue, sin que los autores pongan el acento narrativo en ese color, sino en los propios hechos y su falta de justificación.



Comprenden el libro una serie de micro relatos o exposiciones a modo de redacciones, haciéndose evidente el carácter recopilatorio del mismo. Emotivos y emocionantes algunos de ellos.

Están colocados en una secuencia que a veces distrae del que en principio se supone que es el hilo principal conductor indicado en el subtítulo “Memoria histórica”, sin duda forzado por el empeño de sus autores en publicar, en la que ven como una oportunidad única, todo lo que sienten la necesidad de expresar, aún a costa de provocar con esos saltos alguna desorientación al lector, especialmente porque a diferencia de los hechos, determinadas teorías o argumentos que se exponen con cierto afán aleccionador, por mucho que estén basadas en ideas de escritores o filósofos acreditados, no dejan de ser teorías u opiniones personales que se prestan a discusión y discrepancia, así como generalizar sobre asuntos como el comic o el rock&roll. No se puede meter en el mismo saco a Spiderman con Quino, u obviar la incomparable contribución de la ciencia y el arte a la libertad en los últimos 60 años, incluyendo en el arte al rock&roll.

Como nota final, no se puede dejar de destacar el enorme esfuerzo y empeño puesto, habiendo producido un trabajo que, como los hechos que describe, bien merece su recompensa en una amplia difusión y conocimiento.

Fernando dijo...

¡Ánimo Teresa y Jesús! El trabajo que habéis realizado es muy rico e interesante. Contádnos en el blog cuáles son los objetivos que tenéis de aquí en adelante. ¡Feliz 2010!